lunes, 14 de agosto de 2017

LA IMPORTANCIA DEL CONTEXTO.


ANTONIO ABASCAL.

En la página 455 de su excelente libro, “Pep Guardiola: La Metamorfosis” (Roca Editorial, Barcelona 2016), el periodista catalán Martí Perarnau explica: “¿Qué es un equipo? Desde luego, es un ser vivo. Y también es una congregación de fuerzas: futbolistas, entrenadores, hinchas, dirigentes más el contexto en que se encuentran inmersos, contexto compuesto por rivales, periodistas, el azar y el momento histórico que a cada cual le toca vivir. Todo ello compone la esencia de un equipo. Y, principalmente, un equipo es la voluntad de ser. Un equipo es querer serlo. Construir un nosotros a partir de numerosos yo. Construirlo y dirigirlo con un rumbo concreto. Un equipo es un pacto. Y el futbol es de los equipos”.
AGENCIA: ENFOQUE
Todo este surge por la situación complicada del Puebla de la Franja. De acuerdo con esta cita, si un equipo es una congregación de fuerzas: Empezando por los futbolistas caeremos en la cuenta que este equipo poblano cuenta con una de las bases más endebles de futbolistas. ¿Qué contrató? Daniel Guerrero, Moisés Muñoz, Félix Micolta, Christian Marrugo y Brayan Angulo, jugadores que tenían continuidad en sus respectivos equipos; otros como Luis Venegas, Erick Pimentel, Alonos Escoboza, Hugo Rodríguez eran apuestas para ver si recuperaban el nivel que alguna vez alcanzaron, sin olvidar a un delantero como Carlos Salom quien venía de un semestre complicado en la Unión Española de Chile; ellos se sumaron a una base que necesitaba centrales porque sólo estaba Patricio Araujo y se podía improvisar como tal a Pablo Cáceres, estaban los cumplidores Oscar Rojas, David Toledo, Pablo Míguez (aunque limitado para la construcción del juego), Francisco Acuña (de lo mejor en cuanto a condiciones y ganas aunque con un grave defecto a la hora de decidir para lograr que la jugada trascienda), Jerónimo Amione, Gabriel Esparza (quien  con chispazos se ganó a la afición poblana), además de otros delanteros como Federico González y Álvaro Navarro quienes se cansaron de demostrar que no tenían el nivel para jugar en la Liga Mx.

AGENCIA: ENFOQUE
Una base muy pobre para afrontar una campaña; base que en número se recortó con la decisión de dar de separar a Federico González y Álvaro Navarro.

Periódico Correo
El técnico es un debutante que al parecer ha cometido muchos pecados, pero el principal es que llegó a una institución sin rumbo; luego ya en la cancha, ha intentado imponer un estilo que (como lo comentábamos la semana pasada), no parece que vaya acorde con una serie de futbolistas que han perdido la confianza. A Rafael García se le puede criticar todo, menos de ser alguien que no haya intentado, aunque sus cambios han sido posicionales y no de ese estilo con el que está casado; también es justo reconocer que el viernes su equipo, con deficiencias https://www.youtube.com/watch?v=EB4Fo8eDUjU, pudo haber ganado y que tanto fallas de sus jugadores como del árbitro asistente negaron esa posibilidad https://www.youtube.com/watch?v=6NGm_L0tkr8.
AGENCIA: ENFOQUE
Luego están los dirigentes; una dirigencia que cambió poco tiempo después del régimen de transferencias, ya cuando se había diseñado la plantilla. La nueva directiva ya sacó del club a Walter Fleita, quien como director deportivo apostó por bultos como Cáceres, González, Navarro, Rodríguez, Ramos y Pérez la temporada pasada ante la falta de presupuesto; los recién llegados dan la impresión de que no hay mucha comunicación con Rafael García, esto a partir de la declaración del propio “Chiquis” quien fue muy claro al señalar a la directiva como la responsable de la decisión de separar a Navarro y González. Estamos pues, ante una nueva dirigencia que no necesariamente está en la misma línea que el técnico y eso es un problema que puede resolverse en las próximas horas, aunque si se apuesta por otro timonel, sea cual sea su nombre tendrá que trabajar con esa base de futbolistas con poco talento y alguno de ellos con una falta total de confianza.

AGENCIA: ENFOQUE
La otra parte de la ecuación son los aficionados; mismos que parece que se quedaron atrapados en el pasado, añorando los tiempos gloriosos, añorando a las figuras de los 80’s y 90’s, molestos por el cambio de escudo y de nombre oficial. Algunos otros que se han quedado con migajas y por ello piden a Gabriel Esparza cuando el argentino sólo ha dado chispazos, están otros que piden a los que no juegan como Patricio Araujo sin atender que ya se probó con él, al igual que con Venegas, muchos piden que regresen los jugadores que estaban desde la campaña anterior, pero se les olvida que con ellos en la cancha el Puebla apenas sumó 16 puntos para ocupar el último lugar en la tabla de posiciones y otros que no creen que Amione siga lesionado. Pero todos ellos comparten años de frustraciones, de ver cómo directivas van y vienen y su equipo sigue siendo el eterno candidato a descender. Son 25 años de vacas flacas, 25 años de malas decisiones, la verdad es justo que la afición poblana esté cansada, lo que es parte del “momento histórico” del que habla Perarnau.

AGENCIA: ENFOQUE
El periodismo poblano tampoco ha ayudado porque muchas veces nos hemos dejado llevar por filias y por fobias, y muchas veces tampoco ha existido un análisis de lo que ocurre en el equipo y seguimos apelando al discurso de las “ganas”, cuando la garra sólo es un factor más a la hora de jugar un partido de futbol.
AGENCIA: ENFOQUE
Un servidor no es nadie para defender a un técnico porque al final esa es una decisión que compete a la directiva, pero sí creo que la afición ha exagerado al colocar a Rafael García como el único villano de un cuento en el que hay pocas razones para el optimismo; el Puebla ha intentado de todo en estos últimos 5 años desde estrategas experimentados como Rubén Omar Romano, José Cardozo y José Guadalupe Cruz hasta debutantes como Ricardo Valiño y Rafael García; también ha intentado con glorias pasadas como Manolo Lapuente y José Luis Sánchez Solá, y hasta un estratega que acumulaba más fracasos que buenas temporadas como Pablo Marini. De todos ellos, sólo Cruz y Marini consiguieron resultados por encima de la media, “El Profe” ganando una Copa y salvando al equipo con buenos momentos y Marini con una calificación a la liguilla, a la previa de la Copa Libertadores con un buen futbol, aunque en este caso con algo de más calidad en la plantilla.

El Sol de Puebla
Los jugadores que marcaban la diferencia en esas plantillas de Cruz y Marini ya no están; con el timonel argentino fueron figuras Matías Alustiza https://www.youtube.com/watch?v=D1q9RzVdzKE, Robert Herrera y Cristian Campestrini https://www.youtube.com/watch?v=rqGfP9lpjTs, dos de los cuales salieron  en medio de polémica.

Univision
De tal forma, antes de irse por la fácil y pedir la cabeza del técnico (lo cual daría muchos encabezados y tiempo en radio, televisión y medios digitales) habría que plantearnos que la esencia del equipo está viciada y que como todo en el futbol, la situación del Puebla no es sólo culpa de Rafael García (que tiene mucha responsabilidad), sino una suma de factores.

AGENCIA: ENFOQUE

No hay comentarios:

Publicar un comentario